Santísimo Cristo Yacente

La imagen es de tamaño académico (tres cuartos del natural), y representa a Cristo Muerto, data del 1942.

La que existió antes de la Guerra Civil era también de tamaño académico, de finales del siglo XVII o principios del XVIII, de talla de madera y llevaba cabellera natural, pero fue destruida al comienzo de la Guerra Civil. La actual es de escayola. Hasta 1965 el Yacente salía en procesión en la llamada “urna”, especie de ataúd con paredes de cristal portado por cuatro cofrades. En esa fecha se decidió sustituirla por unas andas a imitación de las del Cristo Yacente de Cuenca, realizadas por el ebanista Antonio Fronce. Fueron reformadas en 1990 por  Juan José Sánchez. Se forman de un alto basamento con paredes cóncavas en talud forradas de terciopelo rojo, con cuatro faroles de pantallas de colores realizados en 1991 en los talleres de farolería Potenciano de Toledo. Sale en procesión portado por 20 banceros y custodiado por los “Armaos”. El Cristo Yacente tiene en su urna de la Parroquia una colcha y una almohada de raso morado con extraordinarios bordados de Carmen Gallego, así como posee varios juegos de sábanas de hilo y encaje.

VER MAS IMAGENES